Torre Satrústegui fue construída en 1884.
La casa, situada en la ladera del monte Igueldo que asoma a la ciudad y su bahía, está rodeada de un magnífico jardín con arbolado diseñado en su día por Ducasse.
Es, junto al Palacio de Miramar, una de los edificios de San Sebastián inspirados directamente en el Renacimiento Inglés del siglo XVII.